SOBRE LA CIENCIA POLÍTICA (en bastardilla las notas del Francotirador)

1) LA POLÍTICA COMO CIENCIA (I)

“La política es una ciencia esencialmente práctica por su propio objeto, y como ciencia práctica, debe necesariamente consultar la historia y la experiencia de las diversas formas de gobierno, para no construir a priori una doctrina de espaldas a la realidad.

“ Pues toda ciencia práctica es tanto más perfecta cuanto más desciende a los detalles en los que se desarrollan los actos humanos»

Por otra parte, siendo la política una ciencia esencialmente práctica, tiene relaciones íntimas necesarias con la ética y con el derecho natural. Hablando con propiedad, el derecho natural o filosofía del derecho es una parte integral de la ética individual y de la ética social o política, según se trate de derecho natural privado o del derecho natural público; pues el derecho, hablando con precisión, se reduce a la justicia de quien es objeto, y ésta es más que la parte integral de la moral individual y de la moral social, que abarcan también las demás virtudes.

En cambio, la moral social o política, en el orden natural lo puramente filosófico, es una ciencia esencialmente distinta de la moral individual, ya que ambas la individual y la sociedad, son dos especies distintas de la filosofía moral plenariamente dicha, que es como su género próximo.

La política no está fuera de la moralidad, como una sociedad no está fuera de la humanidad. El hombre no deja de serlo por vivir en sociedad, y la moralidad no deja de serlo por extenderse a la vida política del hombre. (Santiago Ramírez O.P, Pueblo y gobernantes al servicio del bien común) https://www.aladerecha.com.ar/?p=517

1)(Pero a este texto del gran tomista conviene  añadir lo que Aristóteles decía en el Libro I de la Ética Nicomaquea:

-“…no se ha de buscar el mismo rigor en todos los razonamientos…. Las cosas nobles y justas que son objeto de la política presentan tantas diferencias y desviaciones, que parecen existir sólo por convención y no por naturaleza “

-“la política no es una ciencia exacta, por lo que había de contentarse en mostrar la verdad de un modo tosco y esquemático, siendo bastante  llegar a conclusiones semejantes porque es propio del hombre instruido buscar la exactitud en cada materia en la medida en que la admite la naturaleza del asunto; evidentemente, tan absurdo seria aceptar que un matemático empleara la persuasión como exigir de un retórico demostraciones.

-“Por otra parte, cada uno juzga bien aquello que conoce, y de estas cosas es un buen juez; pues, en cada materia, juzga bien el instruido en ella, y de una manera absoluta, el instruido en todo. Así, cuando se trata de la política, el joven no es un discípulo apropiado, ya que no tiene experiencia de las acciones de la vida, y los razonamientos parten de ellas y versan sobre ellas; además, siendo dócil a sus pasiones, aprenderá en vano y sin provecho, puesto que el fin de la política no es el conocimiento, sino la acción, pues el defecto no radica en el tiempo, sino en vivir y procurar todas las cosas de acuerdo con la pasión. Para tales personas, el conocimiento resulta inútil, como para los incontinentes; en cambio, para los que orientan sus afanes y acciones según la razón, el saber acerca de estas cosas será muy provechoso”.

2) Por eso el diagnóstico de la realidad elaborado por  los jóvenes “politólogos” ,atiborrados de conocimientos muchas veces superfluos e ignorantes de los textos clásicos, que sus mismos profesores no conocen o desprecian, suelen chingar estrepitosamente. Son “discípulos no apropiados”, como enseñaba  Aristóteles.

Ni qué decir tiene de la mayoría de los economistas para quienes la política es una ciencia exacta dependiente de los números: PBI, balance de pagos, balanza comercial. Dicho esto sin negar la incidencia de la inflación, cuyo origen se debe a un problema moral:la emisión incontrolada de la moneda. Sobre esto alertaba  alguien que no era precisamente economista, sino sacerdote: el Padre Luis de Mariana-jesuita de los de antes-en su libro sobre “La mutación de la moneda”,lectura  recomendada por el Padre Castellani.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *